Adela Fernández y Ricardo Arjona

Mi nombre es Adela

Desde hoy quiero hablarles desde Adentro de mi ser.

Estoy frente a esta Fundación porque Dios lo quizo así. He tratado a muchísimas personas durante mi larga vida, y siento que la “gente” es sin duda uno de los motores que me mueve y me hace respirar por los poros.

No dudé en decir “sí” un 19 de enero a Ricardo Arjona. Sí voy a apoyarte en este sueño hecho realidad, ese día me quedé en silencio y ¡vaya si eso para mí es casi enfermedad…!

Además de saber que era una gran responsabilidad y un gran reto, confiaba en mi socio de siempre “Dios”. Saben, Él me sopla y me va marcando la ruta…. y con la alegría de acompañar a mi amigo de tantos años en este viaje. Sí, un amigo y yo se lo que significa esa palabra sagrada, muchas lunas y soles de admiración y respeto mutuo.

Así conocí a Ricardo

Fue en una céntrica calle. En ese entonces yo buscaba un personaje para un comercial de TV… y veo un tipo flaco y muy alto. En Guatemala la mayoría somos “chaparros” y él se veía desde tres cuadras antes. Lo abordé y se sorprendió, vió mi tarjeta y amablemente me respondió, “Yo no soy actor”. Pues dentro de mí dije mmmmm éste va a llegar… ¡y no me equivoqué!

   

Ahí estaba el flaco alto en mi oficina y desde esa tarde hasta hoy no se nos agotan los temas. Un jovencito con ideas claras y que tenía clara la película de su vida. Un joven con esa actitud y un telescopio para ver todo más allá.

Ya muchos sabemos la historia de cómo empezó este proyecto y porqué en San Agustín Acazaguastlán, pero para los que no la conocen lo haré en la próxima entrega de este blog.

Describiré a esa bella mujer, “su madre”, en esos años que fue maestra en la aldea el Ixcanal…

¡Nos vemos aquí, Adentro!

Etiquetas:, ,

El Modelo Educativo de la Fundación Adentro fortalece capacidades de “aprender a aprender” por sí mismos, y la promoción del pensamiento crítico y creativo.

#EscuelasAdentro